La resiliencia como decisión

En 1986 Sergio tenía 19 años, era estudiante de primer año de Administración de empresas de la Universidad de Buenos Aires, “un orgulloso integrante del equipo M21 de un Club de Rugby de la zona, también practicaba fútbol, tenis y cualquier otra actividad física que tuviera la oportunidad de realizar. Llevaba una vida como la de cualquier otro chico”, según sus palabras.

La fría noche del 11 de Julio de 1986, Sergio había ido a la casa de unos amigos a festejar un cumpleaños. Estaban preparando un asado en la chimenea de salón principal cuando, de la nada, hubo una explosión. El ruido fue ensordecedor, hubo una gran cantidad de humo y el calor invadió el ambiente. Sergio salió despedido y cayó de espaldas. Una vez recuperado del shock inicial quiso salir de ahí. La cabeza de Sergio le daba órdenes a sus piernas para salir de ahí, pero no había respuesta. Volvió a intentar y tampoco pasó nada. Desesperado por salir de ese infierno, se arrastró cuerpo a tierra haciendo fuerza con sus codos hasta poder llegar al exterior de la casa, donde pensaba, iba a estar a salvo. En el camino tuvo que pasar por entre medio de pedazos de muebles quemados, mampostería y partes del techo que casi colapsan. La gran explosión había sido causada por una antigua bala de obús de la primera guerra mundial que estaba de adorno en un estante del living. Esa noche la utilizaron como cuarta pata de la parrilla donde se estaba haciendo el asado.

A causa de la detonación, Sergio sufrió una amputación sobre su rodilla de la pierda derecha y gracias al trabajo de los médicos pudo salvar la otra pierna que también presentaba múltiples y profundas heridas. Estando en el hospital se dio cuenta de que su vida había dado un vuelco por completo.

Vivó cuatro meses internado, sometido a muchas intervenciones quirúrgicas. Viajó a Estados Unidos donde finalmente le reconstruyeron su pierna. Luego, Sergio pasó 12 meses en una silla ruedas.

Conversamos con Sergio sobre este hecho que cambió su vida y sobre cómo debemos las personas mantener un constante desarrollo de nuestra resiliencia. ¿Cómo cambiar una visión pesimista por una cargada de optimismo y superación? Le preguntamos cómo lo hizo (y aún hace) y esto es lo que nos dijo:

PDA: ¿Cuándo decidiste concentrarte en el “problema” y cómo hiciste para trabajar en virtud de revertir tu situación?

Sergio: Desde muy temprano, sucedido el accidente, me di cuenta que algo malo me había pasado y que iba a depender solamente de mí el querer salir de esa realidad. No había manera de volver atrás, nunca iba a poder revertir mi situación física, pero sí podía buscar la mayor cantidad de caminos que me llevaran a intentar tener una vida plena y llena de vida. Para buscar y encontrar esos caminos necesitas reconocerte y aceptarte, sin eso se hace muy difícil estar mejor.

Sergio rugby

PDA: En el trabajo de tu recuperación, cuando decidiste salir adelante, rehacer el camino, ¿cómo fue ese proceso de crecimiento y cuál fue el aprendizaje que dejó para tu vida?

Sergio: Cuando uno se pone de víctima, culpa a todo lo externo por lo que le pasa y no se hace cargo de su situación. Hay un momento en nuestras vidas en el cada uno decide tomar las riendas, sin importar lo que pase, eso genera un proceso de aprendizaje que es continuo y es proporcional al crecimiento de cada uno. El dolor, las buenas decisiones, pero por sobre todo las malas decisiones, hacen que ese aprendizaje sea mayor.  Podría poner un top cinco de mis aprendizajes: No le temas al cambio; que las adversidades no te manejen; trabaja en Equipo; ten Gratitud y nunca dejar de soñar.

PDA: ¿Cómo fomentas y desarrollas la resiliencia en los demás en tus talleres?

Sergio: Lo que yo siempre resalto en mis talleres y charlas inspiradoras es que las cosas siempre cambian, que lo único constante es el cambio y que ese cambio muchas veces, no siempre, resulta en otra nueva adversidad y que ante eso nunca hay que bajar los brazos ni darse por vencido. Uno puede transformarse y adaptarse y hasta salir más fortalecido una vez que puede superar esa nueva adversidad que la vida constantemente nos pone en nuestro camino.

Sergio charla

PDA: Finalmente, ¿cómo canalizas tus experiencias vividas?

Sergio: Tengo la suerte de contar con tres hijos increíbles, sigo con mis amigos de siempre y disfruto al máximo el momento,  todo lo hago disfrutando al máximo el trayecto.

Hoy, después de más de veintisiete años desde ese 11 de Julio de 1986, quiero inspirar a la gente mediante una charla que tengo orientada tanto para empresas, colegios y universidades que se llama “Explosión de Vida”. A ellos les cuento todo lo que me pasó, cómo lo transite y dejo un mensaje súper positivo remarcando a la audiencia lo siguiente, SE PUEDE.

Yo  ELEGÍ  vivir y sigo eligiendo vivir cada momento de mi vida sin darme por vencido. Esa capacidad de elección está dentro de mí y está dentro de cada uno de nosotros. Ojalá que no nos recuerden por lo que nos pasó, sino que se acuerden de nosotros por todo lo que hicimos con aquello que nos pasó.

 

Para más info, visita la página www.explosiondevida.com.ar o comunícate con Sergio en sergio@explosiondevida.com.ar

 

La resiliencia en el trabajo

Es casi un hecho que las personas van a encontrar dificultades en su ambiente de trabajo, por lo que su capacidad para seguir adelante y encontrar soluciones diferentes y eficaces son parte esencial de un desempeño satisfactorio. A muy grandes rasgos, la resiliencia se refiere a esto último. Por lo tanto, resulta de gran utilidad e importancia conocer cuán resilientes son los empleados que forman parte de una compañía y, si fuera necesario, desarrollar este aspecto en ellos.

La resiliencia se refiere a la capacidad de una persona de superar las adversidades a la vez que es lo suficientemente flexible para adaptarse a los cambios de una manera creativa. Así, una dificultad se convierte en una oportunidad de aprendizaje, crecimiento y desarrollo.

Para ser más precisos, lo más notable de las personas resilientes es su habilidad de no enfocarse en sus sentimientos negativos, sino en los problemas. Una vez concentrados en los problemas, se esfuerzan por resolverlos. Según la Fundación de Psicología de Canadá, se trata de personas con recursos de diferentes tipos:

  • sociales, que pueden solicitar ayuda o consejos a otras personas;
  • emocionales: que entienden los sentimientos propios y ajenos;
  • competencias: son personas calificadas para resolver los problemas;
  • optimismo: un enfoque que permite prepararse para lo peor pero esperando lo mejor;
  • habilidades de superación: estrategias para lidiar con el estrés y la frustración;

Importante en cualquier nivel

Tanto las personas que ocupan puestos de mando como las que trabajan en cargos operativos, absolutamente todos los integrantes de una organización, debieran desarrollar su capacidad de resiliencia. Sin importar el rol que se cumpla en una empresa, el estrés, las dificultades y los cambios siempre van a estar presentes. La resiliencia será fundamental a la hora de superar los obstáculos.

resiliencia

Cómo fomentar la resiliencia

El primer paso para desarrollar esta capacidad en quienes forman parte de la empresa es realizar una medición, a manera de diagnóstico. En caso de contratar nuevo personal, incluir entre los métodos de evaluación alguno que ayude a conocer cuán resiliente es una persona. En esta etapa, el PDA Assessment ayuda a que conozcamos el perfil conductual de la persona y así trabajemos en pos de profundizar o lograr su resiliencia.

Una vez que se conoce el estado actual y las necesidades específicas de la situación se puede proceder a crear un plan de acción que se base en la información obtenida a través del Reporte PDA.

De manera muy general, las estrategias que algunas empresas han utilizado para promover la resiliencia son:

  • favorecer el contacto directo entre cada uno de los empleados de la organización, promoviendo la cooperación, la convivencia y el apoyo mutuo;
  • crear políticas que sean aceptadas por todos;
  • establecer objetivos claros y posibles de alcanzar que favorezcan el compromiso con la empresa;
  • tener en cuenta las opiniones de todos a la hora de tomar decisiones;
  • otorgarle a las personas cierto grado de libertad para la resolución de problemas;
  • crear y poner en práctica programas para enseñar a lidiar con el estrés.

Como expresamos anteriormente, la resiliencia es fomentar la adaptación a la vez que se crea un ambiente de trabajo positivo en el que se intenta disminuir, en la medida de la posible, las fuentes de estrés.

Nos interesa conocer tu experiencia, ¿cómo has detectado la resiliencia en las organizaciones? ¿Cómo ayudas a las personas a trabajar su resiliencia?

 

Cómo retener talentos

Toda empresa quiere contar con talentos que ayuden a su crecimiento. Muchas veces, los talentos ya son parte de los recursos humanos de las compañías, sólo que trabajan de manera silenciosa; no han sido detectados aún. Identificar y desarrollar a estas personas es clave para la empresa; administrar a los talentos es la forma más segura y sencilla de lograr mayor productividad.

El mercado laboral actual se caracteriza por su gran competencia y dinamismo. El proceso de detectar y, sobre todo, de retener talentos, es complejo e imprescindible en toda empresa que busque proyectarse a futuro, apostar a nuevos objetivos e incrementar su eficiencia.

En muchas empresas se observa la ausencia de la gestión de RR. HH. y, muchas veces, eso deriva en empleados desmotivados que trabajan a desgano o realizando actividades que están por encima o por debajo de sus capacidades y habilidades personales. Sin dudas, esta situación es totalmente contraproducente porque se trabaja por inercia, desvalorizando los objetivos y frenando el potencial de crecimiento personal y corporativo.

 

 

 

El primer paso consiste en detectar talentos dentro de la empresa, identificar patrones de conducta que nos permitan formar grupos de trabajo activos, dinámicos y eficientes. El segundo paso, ligado al primero pero aún más importante, es retener a nuestro personal calificado.

Nuestra experiencia nos ha demostrado que la información detallada de los recursos humanos de la empresa es una herramienta clave para gestionar el talento. Tener un claro panorama de los talentos del personal permite, por ejemplo, distribuir las responsabilidades de manera eficaz.

Desde el Departamento de Consultoría, trabajamos con sesiones de Feedback PDA como punto de partida de los programas de Desarrollo de Talentos. La identificación de las fortalezas, áreas de oportunidad, estilo de toma de decisiones, entre otros aspectos comportamentales, nos permiten profundizar en el fortalecimiento de la autoestima y aumento de la efectividad individual y grupal. El propósito de este proceso es potenciar el talento de las personas y equipos de trabajo, en pos del objetivo de la empresa.

La planificación de los nuevos objetivos de la empresa y el planteo de un período temporal de prueba es esencial para evaluar si se tomó la dirección correcta. Siempre hay oportunidad para realizar modificaciones, pero conocer el perfil conductual de las personas con quienes trabajamos nos permite reducir el margen de error y los costos.

Jorge Buforn, Responsable de Desarrollo y Capacitación de Pepsico Foods Cono Sur, dice que “el PDA Assessment nos permitió objetivizar nuestros procesos de RR. HH. asociados a la incorporación y gestión de talento. Es una excelente herramienta que nos permitió desarrollar programas de formación y desarrollo de ejecutivos a partir de un análisis objetivo de las necesidades de las personas y los equipos. Apoyarnos en los Consultores de PDA International para el desarrollo de actividades individuales y grupales fue de gran ayuda para nosotros, ya que nos brindaron soluciones integrales de gran ayuda para los participantes, y con resultados en corto plazo”.

Además de Pepsico Foods, muchas empresas basan sus programas de desarrollo de talentos en la información brindada por el PDA Assessment, la herramienta que describe el perfil conductual de los candidatos y recursos que actualmente trabajan en tu compañía.

Todos tenemos un talento, la clave está en descubrirlo y potenciarlo para lograr diferenciarnos, alcanzar – y por qué no – superar los objetivos planteados. Muchas veces las necesidades de la empresa pueden ser cubiertas con los recursos con los que cuenta, sólo es cuestión de detectarlos.